HISTORIA

La década de 1960 constituyó un hito para la historia contemporánea de la humanidad, época de grandes cambios. Tal vez estos cambios en lo social y en lo económico motivaron la inquietud de muchos sectores de la sociedad. Los llanteros, algunos de ellos animados por su juventud, también se sumaron a los vientos de cambio. Haremos un recuento de los acontecimientos que han marcado a la Industria Llantera y los hombres que lograron consolidar una actividad que hoy es la fuente de trabajo de miles de familias. En la década de los 60´s, un grupo de empresarios, llanteros, principalmente renovadores se reunieron en la Ciudad de México, para comentar situaciones que los preocupaban, como los bajos precios que ofrecían algunos renovadores, sobre todo los descuentos otorgados sin ninguna base los cuales se brindaban a cualquier cliente. La problemática que les causaba el que las plantas no otorgaban crédito; aunado esto a la poca calidad ofrecida por algunos renovadores y muchos otros problemas que los llanteros y renovadores tenían que resolver para la adecuada marcha de sus negocios. Para encontrar soluciones a estos problemas y canalizar muchas otras inquietudes; un grupo de empresarios y dueños de negocios de este ámbito se reunían, por lo menos una vez al mes. Empresarios como: Narciso Cadena, Luis Javier Pelayo, Heriberto Romero, César García, Manuel Nakasone, Antonio Mena y otros más que formaron parte de una generación de visionarios en la Industria Llantera. Paralelamente en Guadalajara, se agitaba la idea entre varios llanteros visionarios y entusiastas como el Lic. Francisco Fernández Barragán, quien junto con otros empresarios jaliscienses visitó estados vecinos en los cuales Guadalajara tenía una influencia económica, acordando realizar la primera junta regional en Guadalajara. Diciembre de 1972, será recordado por la Industria Llantera Nacional como un parteaguas en la comercialización de llantas y productos para el renovado. Nace en esta importante reunión La Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras, A.C. (Andellac).

Francisco Fernández Barragán tuvo la responsabilidad de iniciar las actividades de la Asociación como el primer Presidente, el Sr. Raúl Guzmán, fungió como Vice-Presidente, además de Ángel Arredondo Tesorero y Luis Moctezuma Secretario. El primer Presidente de la Asociación recorrió toda la República, celebrando juntas regionales en diferentes ciudades. La Ciudad de San Luis Potosí brindó su cobijo a la Convención de Andellac, destacando el apoyo y participación de empresas expositoras como: Industrias de Hule Galgo, Myer´s Zulueta y Rines Baja, entre otros. Parte fundamental en el arranque de este evento, que con el tiempo se convertiría en el más importante de la Industria Llantera Nacional, fue el apoyo del Sr. Raúl Tornel y Don José Suárez, quienes en ese momento ocupaban los cargos de Vice-Presidente de “CONCAMIN” y Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Hulera respectivamente, proyectando a Andellac como una importante Asociación en el ámbito nacional. Con la idea de consolidar y formalizar aún más este proyecto, se establecen las primeras oficinas propias de la Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras, A. C. Estas oficinas se situaron en la Avenida de los Insurgentes Sur 813, en el 5º. Piso, en la Ciudad de México. Andellac contaba ahora con instalaciones adecuadas para realizar un trabajo profesional por parte de la Asociación. En ese periodo edita el segundo directorio de socios. Luego de muchos esfuerzos y trabajo, se escribe un capítulo muy importante en la historia de la Industria Llantera del país. Finalmente el 5 de septiembre de 1985, se inaugura formalmente el Instituto de Capacitación Andellac. La inauguración de esta entidad, pilar indiscutible y una de las razones de ser de Andellac, contó con la presencia de destacados funcionarios e invitados, así como la presencia de todos los proveedores y distribuidores que donaron y/o entregaron equipo en comodato para el Instituto de Capacitación. A todos ellos nuestro reconocimiento por su generosidad. La historia de Andellac sigue su curso, enfrentando los retos de las épocas que les ha tocado vivir y proponiendo siempre soluciones para sus asociados. Cumpliendo así con uno de sus objetivos: la defensa de los intereses de los llanteros. Dentro de los grandes cambios que transformaron esta industria, recordamos la fusión de las grandes llanteras a nivel internacional, situación que cambió el panorama de las compañías llanteras, no sólo a nivel mundial, sino también en nuestro país.

Al inicio de la década de los noventa, el panorama de la Industria Llantera Nacional estaba cambiando rápidamente. Como se había anticipado, las fusiones entre compañías llanteras empezaban a cambiar rápidamente el entorno de negocios. Esto aunado a la importación y comercialización de nuevas marcas de llantas, abría un panorama para los llanteros muy diferente al que habían experimentado por años. Existía una mayor oferta de productos, la lealtad de los consumidores era puesta a prueba y los servicios empezaron a ser un factor determinante dentro de los ingresos de las llanteras. También en ese periodo Andellac siguió trabajando de la mano con los llanteros y en beneficio de sus negocios. Ya sea acudiendo a las instancias gubernamentales correspondientes para impedir la importación y competencia desleal, vigilando las condiciones de equidad en el mercado en precios de llantas y en los precios ofrecidos en los servicios por los diferentes Distribuidores en todo el país. Velando por la actualización y competitividad de los trabajadores de la industria llantera a través de sus programas de capacitación y por supuesto construyendo puentes de entendimiento entre los Distribuidores y los fabricantes de llantas. Una labor a veces titánica pero que ha sido apoyada por gente comprometida con este gremio. Las actividades de la Asociación nunca se detuvieron. En 1997 una comisión de Ex Presidentes invita a Rubén Albarrán a colaborar nuevamente con Andellac. Él acepta este nuevo reto y compromete su experiencia, trabajo y energía al cumplimiento de los objetivos de la Asociación. Este entusiasta grupo de llanteros, trabajando con una nueva dinámica e imbuida por un gran optimismo, se avocaron a recuperar el rumbo positivo de Andellac, solicitaron apoyo de Ex Presidentes, proveedores, asociados y amigos leales a la Asociación. Establecieron el compromiso de remontar esta difícil situación. La Asociación se revitalizó. Se reanudó la impresión de la revista, la capacitación volvió a ser una prioridad en los programas de la Asociación, aumentó la membresía y se organizó una vez más la Convención; que en esta ocasión celebraba 25 años de labor de Andellac. El principio del milenio sorprende a la Industria Hulera con dos acontecimientos: el cierre de dos plantas. Una de ellas en la que se fabricaban las llantas marca Uniroyal. La Compañía Michelin, nuevo propietario y uno de los productores más grandes del mundo, tomó esta decisión, al no poder concretar un arreglo con el sindicato de trabajadores de esta fábrica. La compra de General Tire de México y Cía. Hulera Euzkadi, por parte de Continental, marca de llantas también con una sólida presencia a nivel mundial. Con esta operación Continental adquiere las plantas en San Luis Potosí de General Tire y la del Salto Jalisco de Euzkadi.

En 2006, se lleva a cabo el primer Foro de la Industria Llantera, Gobierno e Iniciativa Privada, organizado por la Cámara Nacional de la Industria Hulera. En este evento sin precedentes, participan: Bridgestone, Firestone, Continental Tire, Goodyear, Michelin, Pirelli y Tornel. También participan en este foro la SHCP, Economía, Aduanas, Profepa, Profeco y Andellac, en representación de los distribuidores de llantas. Michelin inicia por primera vez la producción de llantas de esta marca en nuestro país en su planta de Querétaro, con una inversión de 40 millones de dólares. Así mismo inicia la construcción de una nueva planta de materiales de renovado también en Querétaro. En 2006, se da un hecho muy relevante para la Industria Llantera Nacional. En el marco del “Performance Tires & Wheels, que se organiza conjuntamente con el SEMA Show en las Vegas Nevada, Don Armando Tornel decano de la Industria Llantera en nuestro país y en el mundo, fue distinguido como miembro del Salón de la Fama de la Industria Llantera Internacional en el 2006. Esta es la primera ocasión que el nombre de un mexicano se inscribe junto al de personalidades como: Harvey Firestone, Charles Goodyear, Andrew Michelin, John Dunlop, Benjamin F. Goodrich y Fenley Bambury entre otros. En Octubre de 2007 se celebró exitosamente la edición XXXIV del Expo Congreso de Andellac. El momento más emotivo de la noche, lo constituyó la entrega del reconocimiento al llantero del año. Distinción que se instituyó a partir de este evento y que en esa ocasión se le otorgó a Don Armando Tornel. La Historia de Andellac se seguirá escribiendo con el trabajo y esfuerzo de la gente dedicada a las llantas. Se seguirá escribiendo con coraje y decisión de enfrentar los retos que nos impone el entorno económico. Se continuará escribiendo con las acciones decididas de cada uno de sus miembros, para hacer crecer esta Industria, con las relaciones que se han ido estableciendo entre todos los miembros de la Asociación, hasta convertirse en una gran familia que con el paso de las generaciones de llanteros se fortalecerá más. Se escribirá con la confianza en el porvenir que estamos forjando hoy, para dejar un México más justo a las nuevas generaciones.