Dan consejos viales para motociclistas

Ante el panorama de movilidad en la ciudad, Bridgestone hace recomendaciones de seguridad para conductores de motos

La motocicleta es un transporte económico que permite llegar más rápido a cada destino; pero también es un transporte que, por su falta de carrocería, hace que tanto el conductor como acompañante estén más expuestos ante un accidente.

De acuerdo con cifras presentadas por la Secretaría de Salud en el Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial, México 2015, los motociclistas alcanzaron el 14.6 por ciento de las defunciones durante el 2014, lo que representa un incremento del 90.2 por ciento con respecto al 2010 y del 18.3 por ciento en comparación con el 2013. Por ello, Bridgestone ha desarrollado Piensa Antes de Conducir Moto, una campaña social de seguridad vial que consiste en ofrecer sencillos consejos para generar consciencia entre los motociclistas y reducir los riesgos de sufrir algún percance.

“Ya sea mediante el uso de tecnología innovadora en el desarrollo de los neumáticos, o bien mediante programas sociales como Piensa Antes de Conducir Moto, Bridgestone mantiene un compromiso por contribuir a una movilidad más simple, segura, accesible e integrada para todos sus clientes,” comentó Amelia Vives, gerente de Comunicación Corporativa y Responsabilidad Social de Bridgestone Latinoamérica Norte.

Con frecuencia, el principal factor de accidentes suele ser el exceso de velocidad, que otro conductor no haya visto la motocicleta o que no se cuente con el equipo de protección adecuado; por lo que seguir estos cuatro consejos clave de podría salvar vidas:

Ponte siempre el casco: las lesiones en la cabeza son una de las principales causas de muerte en los accidentes de moto, por lo que sin importar lo corto que sea el trayecto, siempre es necesario utilizar el casco, uno adecuado al tamaño de la cabeza, que cumpla con los estándares internacionales de seguridad y que esté bien sujeto.

Para mayor seguridad, es recomendable cambiarlo cada 4 o 5 años, evitar comprar usados o utilizar uno que haya sufrido un golpe fuerte tras un accidente.

Utiliza siempre ropa específica de moto: la ropa de protección resulta considerablemente eficaz para evitar o reducir al mínimo las heridas en la piel, y también para evitar otras heridas profundas y extensas.

Los motociclistas que no llevan protección están más expuestos a sufrir daños físicos permanentes; por ello es recomendable que el equipo de protección incluya casco, botas, guantes, pantalones y una chaqueta para conducir con seguridad y confort.

Enciende siempre los faros: tener los faros encendidos durante el día mejora la visibilidad de los vehículos que vienen de frente e incrementa la posibilidad de que otros usuarios de la carretera se percaten de la presencia de la moto.

El número de accidentes disminuye si se llevan encendidos los faros.

Comprueba el estado de los neumáticos: se sugiere comprobar la presión de los neumáticos al menos cada quince días y revisar que no se encuentren dañados o agrietados.

Los neumáticos desgastados brindan un menor rendimiento; es decir, la motocicleta tarda más tiempo en frenar sobre una superficie mojada con neumáticos desgastados y aumenta el riesgo de derrape.

A su vez, poco inflados hacen que disminuya el control del vehículo y aumente la distancia de frenado y, por lo tanto, también se desgastarán más rápidamente.